tanatorio y velatorio
Velatorio y tanatorio, diferencias
30 abril, 2024
tanatorio y velatorio
Velatorio y tanatorio, diferencias
30 abril, 2024

Qué es un columbario es una duda frecuente entre las familias. Este término del mundo funerario no resulta desconocido para la mayoría, pero pocos saben su significado exacto. 

Si hablamos de servicios y productos funerarios, los columbarios, junto con los nichos, son una opción muy común para el reposo final de los seres queridos. Ambos ofrecen un espacio digno para la memoria de los fallecidos, aunque tienen diferencias significativas. Entendamos qué es un columbario.

Por lo general, los columbarios son de titularidad pública municipal. Su uso depende de concesiones administrativas, por lo que habrá que pagar una tasa para obtener derecho de ocupación.

¿Qué es un columbario?

Un columbario es una estructura diseñada específicamente para albergar urnas funerarias que contienen cenizas cremadas de un fallecido. Su nombre se deriva de «columba», la palabra latina para «paloma», y hace referencia a los huecos en forma de nichos en los que las urnas son colocadas. 

Los columbarios pueden estar ubicados tanto en interiores como en exteriores. Algunos columbarios están integrados en cementerios, mientras que otros forman parte de lugares conmemorativos o espacios religiosos. También pueden variar en tamaño, desde los más pequeños y discretos hasta los más grandes y majestuosos.

Diferencias entre un columbario y un nicho

Aunque a menudo ambas palabras se usan indistintamente, es interesante conocer qué es un columbario y qué es un nicho. Las principales diferencias entre ambos son:

  1. Función. Un columbario está diseñado específicamente para almacenar urnas funerarias que contienen cenizas cremadas. Un nicho puede contener tanto urnas de incineración como ataúdes tradicionales.
  2. Tamaño y forma. Los columbarios suelen tener compartimentos pequeños porque están diseñados para contener urnas. Los nichos son mucho más grandes porque están adaptados para acomodar ataúdes de tamaño estándar.
  3. Ubicación. Los columbarios se colocan habitualmente tanto en interiores como en exteriores. Los nichos suelen estar comúnmente en zonas exteriores. Ocasionalmente también se pueden encontrar nichos en espacios interiores (iglesias, lonjas, monasterios,…) aunque son la excepción.
  4. Temporal. Como norma general, en los columbarios la titularidad y derecho de ocupación puede llegar a alcanzar los 99 años. En el caso de los nichos los plazos son de unos 10 años (aunque pueden solicitarse prórrogas).
  5. Estética. Los columbarios suelen tener una estética muy minimalista, con sencillos huecos en forma de cuadrícula cerrados con sencillos paneles. Los nichos pueden tener diseños más variados y las lápidas que suelen cubrirlos cuentan con diseños y materiales de lo más diverso.
  6. Económica. Los columbarios son mucho más económicos que los nichos. Su diferencia de tamaño es el motivo más importante, aunque también pueden influir las diferentes tarifas municipales de las distintas ubicaciones.

Los columbarios, igual que los nichos, ofrecen un lugar de descanso final respetuoso y significativo para los seres queridos fallecidos. La elección entre ellos depende sobre todo de las necesidades y preferencias individuales de las familias. Habitualmente, ambos se incluyen en las coberturas de las pólizas de seguros de decesos

LLÁMENOS